Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

Una tarta de manzana llena de esperanza

¿Se puede odiar a un personaje de novela? Definitivamente, sí. Paloma Nosequemás, te odio. Odio tu pelo rubio sedoso, tu sonrisa blanca, tus piernas increíblemente perfectas. Y si pensáis que no es bueno odiar así, mejor no leáis Una tarta de manzana llena de esperanza, de Sarah Moore Fitzgerald. Porque Paloma aparece por primera vez en la oración colectiva por su amigo, su mejor amigo según dice el profesor que la presenta, que acaba de suicidarse. Pero Meg, que es quien lo cuenta, cree que ella debería ocupar ese sitio. La segunda vez que la vemos, Paloma vive en la casa de Meg, que se ha ido temporalmente a Nueva Zelanda y ha regresado a toda prisa cuando se ha enterado de la noticia. Una metáfora tan clara que es imposible no verla.

Oscar es un chico estupendo, capaz de hacer felices a quienes lo rodean cocinando para ellos unas tartas de manzana que albergan la magia de todo lo que se hace con amor y con el deseo de agradar. Pero un día decide acabar con todo, se sube a su bicic…