Ir al contenido principal

Sobre mí




Soy Chiki Fabregat y escribo. 

Y leo. 

Y enseño a escribir. 

Y antes, cuando tenía tiempo, tejía bufandas, pero ahora dedico cada minuto que le robo al sueño a tejer historias. Por suerte, duermo poco. Doy clases de Escritura Creativa y dirijo el departamento de Literatura Infantil y Juvenil de la Escuela de Escritores. No sabría decir si soy más profesora que escritora o al revés, aunque la verdad es que no me importa demasiado. He conseguido hacer de la escritura y sus alrededores mi forma de vida y con eso soy feliz. 

Durante quince años he sido alumna de los talleres de la Escuela de Escritores, que ahora es mi segunda casa (¿o es la primera?). Antes de eso estudié Filología y, aunque siempre he creído que no me había servido para nada, de vez en cuando descubro que sé algo que aprendí en la facultad y que me resulta útil. Sin ir más lejos, soy una máquina contando sílabas métricas y estoy segura de que el Manual de Antonio Quilis que repasaba en el metro tiene algo que ver. También pasé un año en Washington DC y hasta hace poco pensaba que no sabía inglés, pero resulta que sí, que me defiendo. En la cocina, en cambio, soy lo peor (y esto no es una apreciación subjetiva). 

Crecí como deberían crecer todos los niños: escuchando cuentos. Y en cuanto aprendí las letras, pasé a escribirlos. Llevo la escritura en los genes, lo que no hace la tarea más fácil, pero sí mucho más divertida. En casa nadie se echó las manos a la cabeza cuando dije eso de: “mami, quiero ser artista”. 

He publicado algunos cuentos con la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), después la colección Soy un superhéroe, coescrita con otros tres autores para prelectores en Edebé. Y, por último, todo lo que aprendí en esos quince años de talleres de escritura brotó en la trilogía Zoila, de la que me siento más que orgullosa. 

Puedes llamarme Chiki o Esperanza y me encantan las sorpresas. Nací en el 69, tengo una familia perfecta y llevo el pelo verde. De alguna manera esas tres cosas me definen, aunque no sé bien en qué sentido. 

Sigo escribiendo.

Sigo aprendiendo. 

 Sigo enseñando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando el nombre es más que un nombre

Me llamo Esperanza. Esperanza Teresa, para ser exactos. Pero desde que era bien pequeña he sido Chiki para todos los que me rodean. Cómo llegamos a eso es una historia sencilla: mi madre también se llama Esperanza y generaba demasiadas confusiones así que, en casa, empecé a ser La Chiqui (lo de la k lo añadí en algún momento rebelde de la adolescencia).

Maravillosa caligrafía de Gabriella Campbell
Un nombre es solo un conjunto de fonemas. Juan. María. Ana. Roberto. Eustaquio. Tarquisio. Aída.
Holden.
Holden Caulfield.
Y aun siendo solo un conjunto de fonemas, algunos nombres tienen la capacidad de identificar unívocamente a un personaje. Harry Potter. Ana Karenina. Alonso Quijano. Manolito Gafotas. Gregor Samsa. Aureliano Buendía. Gandalf. Phileas.
El nombre, nombre propio, no lo olvidemos, debería identificarnos y, de igual forma, debería identificar a nuestros personajes. No todos los personajes que aparecen en todas las novelas tienen nombres irrepetibles, pero merece la pena dedicar…

El pirata Roberts, Sherezade y el Storytelling

La primera vez que vi La Princesa prometida, me enamoré del pirata Roberts. No de Cary Elwes (que también) sino de la idea de un personaje que está por encima de quien lo representa, no importa quién se esconda detrás del antifaz negro, sino la leyenda que arrastra el nombre, el miedo que provoca. El misterio. 
Vale, paro un segundo. 
Si no habéis leído o visto La Princesa prometida no sabéis de lo que estoy hablando. Roberts es un pirata invencible, un hombre al que todos temen. Pero lo cierto es que detrás de ese nombre se esconde una hilera interminable de hombres que han pirateado durante un tiempo, se han retirado llegados a esa edad en la que a todos nos apetece desaparecer en isla de clima estable, cocos con banderitas y cofres llenos de oro. Y otro, más joven, más hambriento, con menos oro en los bolsillos, ocupa su lugar y toma su nombre. Wesley cae preso en el barco del Roberts del momento y el pirata, sabe Dios por qué, decide no matarlo, por si sirve para el relevo. Tal es m…

Contar sílabas

Esta semana me he encontrado, por casualidad, con la imagen de la fotografía. Después, casi por casualidad o por una cadena de respuestas, me han enviado la misma imagen, pero en español. Y sí, me gusta. Me encanta. El ritmo es importante (importantísimo) en la prosa y cuantas más veces y de más formas diferentes nos lo digan, mejor. Pero me he pasado el fin de semana pensando que hay algo que no me convence y después de largas noches de insomnio (o de pensarlo un ratito) he llegado a la conclusión de que los hispanoparlantes y los angloparlantes no solo nos diferenciamos en el color del pelo.
Puede que caigan sobre mí cien mil expertos en ritmo (o cualquiera que sepa un poco más que yo, que es fácil) y todo el gremio de traductores, pero el español, en mi oído, marca el ritmo por el número de sílabas más que por el número de palabras.
Nos gustan los octosílabos. Tal vez sea por los romances, tal vez por las serranillas. O porque al pensar cantamos, vaya usted a saber por qué, el c…